Poda En Verde De La Vid

Esta técnica asocia múltiples tareas que consisten en la supresión de los brotes y hojas para favorecer el desarrollo y la aireación de los racimos. El instante perfecto para hacer la poda en verde es la etapa de avance vegetativo de la cepa, o sea, entre abril y mayo. Como ya comentamos, hablamos de un trabajo de mantenimiento con una suma importancia en el desarrollo de los viñedos. Esta web emplea Google plus Analytics para recopilar información anónima tal como el número de visitantes del ubicación, o las páginas mucho más populares. La poda en verde permite la selección de los futuros racimos fructíferos, de esta manera se reforzará el desempeño de los brotes que sí van a generar una uva de gran calidad.

La poda en seco se realiza en pleno invierno, puesto que las cepas se encuentran en un estado vegetativo para defenderse de las frías temperaturas, en el que la savia circula más poco a poco. Al efectuarla en esta fecha minimizamos el daño que se genera a la cepa. Desde el mes de abril y hasta junio las parras se espergan, se despuntan, se deshojan y se clarean. Todas y cada una estas acciones son las que conforman la tan necesaria poda en verde, siendo la espergura la más esencial de todas ellas, la que le marcará el perfil a la cosecha.

La poda en verde radica en sacar los brotes innecesarios de forma manual y también individualizada. Para lograr sacarle el máximo provecho a esta poda hay que tener en consideración diferentes componentes, como las especificaciones de cada planta, su edad, su estado sanitario, vigor y las condiciones meteorológicas. Consiste en la eliminación de los brotes no fértiles (no tendrán uvas) para mantener el rendimiento en las partes fructíferas. Una vez nos encontramos en este estado, entre las tareas o trabajos que se realizan en el campo es la poda en verde de la vid. De las múltiples atenciones y cuidados que requiere la vid, ponemos el foco en la poda en verde y en los distintos trabajos que ésta acarrea , tal como en los objetivos que persigue.

poda en verde de la vid

Espergura, despampanado, esboreado, castrado, o desfollonado es casi lo mismo. En cada región vinícola se la llama de una manera diferente, si bien la mecánica es siempre la misma. En la región de La Rioja es donde más abunda el término de espergura y, quizá por esta razón, sea el nombre más usual que nos encontraremos al charlar de la poda en verde. Esta menor tasa de cuajado redujo relevantemente el número de bayas y la compacidad del racimo, provocando una optimización de la calidad global del fruto. Los trabajos en verde ayudarán, asimismo, a ofrecerle a la vid la manera mucho más conveniente.

Maquinaria Tratamientos Viña

También, se persigue controlar el desarrollo de la vegetación de la vid para favorecer una correcta exposición al sol de los diferentes órganos vegetales y de los racimos, para facilitar la ejecución de otras trabajos en el viñedo. La poda de invierno ahora se efectuó para ofrecer una mejor calidad y no tanta cantidad. Si no se hiciese la poda de primavera, este trabajo no valdría de nada y la planta crecería incontroladamente.

Es por ello que, año tras año, esta se encuentra dentro de las labores indispensables que se desarrollan en nuestros viñedos. La primavera ha llegado a los viñedos y las vides retoman su esplendor. Después del letargo del invierno, llegó el lloro, la planta volvió a la vida y en este momento es tiempo de proseguir cuidándola para que la vendimia alcance su punto máximo. Actualmente nuestras viñas se encuentran en el estado de “racimo aparente”, donde se pueden apreciar los primeros racimos de uva.

Premios Del Campo

Este desarrollo de poda es muy beneficioso para la planta ya que es mucho más eficaz administrando sus nutrientes. Comunmente estos nuevos brotes aparecen en las partes de la cepa donde hay yemas. Estos estados son los que nos van marcando los pasos para el preciso desarrollo de la viña durante el año. Para charlar de los cambios que se generan en las viñas, debemos abrir un libro de viticultura, o buscar en la web documentación sobre los estados fenológicos de la vid. Comúnmente, el deshojado se efectúa a lo largo de la temporada de maduración del racimo, normalmente en aquellas plantaciones con una excesiva densidad foliar. Viñedos ecológicos y otros sistemas de producción sostenible en los que se evita el uso de fungicidas.

poda en verde de la vid

Por otra parte, para “ordenar” la distribución de elementos provechosos en la composición permanente de la cepa, que ha de ser uniforme y homogénea. Para proteger a la vid de probables daños es fundamental efectuar algunas técnicas en el viñedo como la poda en seco y la poda en verde. Como hemos dicho antes, uno de los más importantes beneficios de efectuar la poda en verde es conseguir uvas de mejor calidad, al centrar los nutrientes en aquellas partes de la planta que realmente lo necesitan, pero no es el único.

Al podar la planta se despeja y los fotones del sol penetrarán mejor en las ubicaciones que mucho más atrae. Impulsa el crecimiento de los pámpanos que ya quedaron y de esta forma van a ser mucho más resistentes a cualquier agente de afuera y su calidad e intensidad mejorará. En el momento en que los brotes tienen de 15 a 20 centímetros es el instante perfecto. En dependencia de la región donde se encuentre el viñedo esto puede ser tanto a finales de abril como a principios de junio. Dar con el punto justo es escencial ya que si la espergura es temprana le puede coger alguna helada tardía y eso dañaría las lesiones de la poda. Si por el contrario se esparga tarde, las cicatrices de las lesiones no van a cerrar bien y eso dañará asimismo a la vid.

Guardar mi nombre, mail y web en este navegador para la próxima vez que comente. Como puedes ver, el cuidado de un viñedo va mucho alén de regar y de la mucho más que famosa vendimia. En las maneras de cultivo en espaldera los pámpanos están dentro de la pared de forma traje, de esta manera, los brotes que no sirven serán de manera fácil reconocibles. Puede variar según el año pero se podría decir que la mejor temporada es a finales de mayo, por el hecho de que será simple detectar los brotes mucho más provechosos. Todo lo mencionado se va a traducir en dificultades para controlar las plagas y a fin de que los nuevos brotes se desarrollen correctamente. Indudablemente, entre los procesos más importantes para obtener una uva de máxima calidad.

Hablamos de poda “en verde” ya que las partes eliminadas son de este color, dejando de lado las partes lignificadas y transformadas en madera. Esta labor tiene lugar a lo largo del mes de agosto, coincidiendo con el envero. Mejor temporada para realizar la poda en verde es entre la brotación y floración, la fecha específica depende bastante de la región y de las condiciones meteorológicas del año.

En resumen, si la planta puede optimizar sus elementos hacia los brotes seleccionados por el viticultor, los racimos resultantes serán de mejor calidad. La poda en verde facilitará la poda en seco que tendrá rincón antes del invierno y, naturalmente, también la vendimia. La meta primordial de la poda en verde de la vid es retirar esos brotes no fértiles que comienzan a surgir de los pámpanos de yemas que se dejaron en la poda de invierno. Estos pámpanos darán uvas de mala calidad y tendrán adversidades para madurar. Uno de los más importantes beneficios de realizar la poda en verde es conseguir uvas de mejor calidad, al centrar los nutrientes en aquellas partes de la planta que realmente lo precisan, pero no es el único. Con esta labor también se propicia la correcta formación del viñedo, especialmente cuando este viñedo tiene una formación en espaldera.

La poda en verde resulta primordial para regular la carga de brotes o pámpanos dependiendo de las circunstancias climatológicas anuales. El viticultor de Ribera del Duero, Nacho Rincón nos guía por las claves de uno de los trabajos imprescindibles en el ciclo vegetativo de la vid y que juega un papel esencial en la calidad del fruto. En los últimos días, el productor de uva se encuentra inmerso en los trabajos de la poda en verde en su parcela \’El Frial\’, situada en la localidad burgalesa de Moradillo de Roa. Cepas de variedad tempranillo, con 0,90 metros de distancia y un brazo.«Para realizar la poda en verde, esperamos a que tengan diez centímetros de altura.

Como podréis apreciar en nuestros vinos, en Bodega Iniesta llevamos un control exhaustivo de nuestras viñas, ya que de esta manera conseguimos unas uvas de una calidad increíble. La tarea del viticultor en el momento de plantear esta poda es crucial para el resultado de la cosecha. Cada bodega, cada viñedo le da su toque personal y de este modo va conformando asimismo el carácter de la uva. El deshojado o eliminación de las hojas basales aumenta el desempeño del cultivo, la calidad del fruto y su estado sanitario. Mejor maduración de los racimos, asegurando su aireado y adecuada insolación, a fin de que la planta sea con la capacidad de proveer los azúcares y nutrientes a las uvas.