Necesidad De Agua En El Olivo

Al estar en secano no tenemos sistema de riego y efectuar un riego mediante equipos socorrieres puede reducir enormemente el margen económico del cultivo. Por este motivo es primordial comprender nuestra finca y seleccionar variedades que se adapten con perfección a nuestras condiciones. La producción del olivo incrementa de modo considerable cuando el olivar recibe un aporte de agua complementaria a la de las precipitaciones, singularmente en aquellas zonas o años de baja pluviometría. En la metodología anteriormente descrita no está prevista la utilización de la reserva (agua almacenada en el suelo durante el intérvalo de tiempo lluvioso, otoño-invierno). Sin embargo, se ha comprobado como la producción del olivo incrementa sensiblemente cuando recibe aportaciones de agua complementarias a la lluvia, especialmente en zonas y años de baja pluviometría. El método de riego que mejor se adapta a los olivares es el sistema de riego por goteo o gota a gota.

En un primer instante, con un olivo pequeño, el riego debe ser recurrente, quizás unos cuantos veces a la semana, según el tipo de suelo. Este es un árbol que tiene escasas necesidades de riego, haciendo que sea muy simple mantenerlo saludable sin bastante esfuerzo. Sin embargo, en el comienzo de su historia, el olivo necesita que se ponga agua de manera regular, puesto que durante su avance es mucho más requerida. El mantenimiento de la humedad en el bulbo húmedo necesita menos agua que para pasar de un suelo con escasez de humedad a capacidad de campo.

Cuánta Agua Precisa Un Olivo

Es otro momento crítico en el que un aporte de agua resulta determinante par la producción. Una vez determinada el agua libre en el suelo, es posible calcular el NAP, como una fracción de exactamente la misma. En olivar puede deducirse que puede agotarse hasta un 75 % del agua libre en el suelo sin que su producción se vea perjudicada. Una dosificadora de pistón cerámico es perfectamente apta para las aplicaciones propias del olivo y asimismo una dosificadora de membrana. En el cultivo del olivo se emplean abonos destacables quelatados para los que el pistón cerámico da una resistencia superior. La dosificadora de pistón permite el uso de ácido fosfórico concentrado, pero de ácido nítrico únicamente hasta el 10% de concentración.

necesidad de agua en el olivo

Además de esto, si tienes un olivo joven es importante agregarle agua de manera regular, según como responda el suelo a la humedad. El olivo pertence a los árboles mucho más representativos de la civilización mediterránea, por lo que no es de extrañar que logre conseguirse bastante en estas zonas. Este servicio web está dirigido tanto a labradores a título individual, como a técnicos de Comunidades de Regantes, Asociaciones de Producción Integrada , cooperativas y servicios de consejos, en tanto que posibilita, mediante un único registro como usuario, definir diferentes dueños para un programa de riego y abonado. Descubre de qué manera la forma de gestionar los olivos que se hizo durante estos últimos 30 años por el momento no sirve para tener los desenlaces que quieres en tu Finca. En mi experiencia te puedo decir que desde que controlo al detalle la frecuencia de riego obtengo mejores desenlaces productivos con un ahorro considerable de agua. El almacenamiento o ingreso técnico es estrictamente preciso para el propósito legítimo de aceptar la utilización de un servicio concreto explícitamente solicitado por el abonado o usuario, o con el único propósito de llevar a cabo la transmisión de una comunicación por medio de una red de comunicaciones electrónicas.

¿cuáles Son Los Causantes Que Afectan A La Frecuencia De Riego Del Olivo?

La decisión de la continuidad de riego del olivo hay que hacerla teniendo en cuenta los próximos factores esenciales. El almacenamiento o ingreso técnico es necesario para crear perfiles de usuario para mandar propaganda, o para seguir al usuario en un portal de internet o en varios sitios web con objetivos de marketing afines. Referente al sistema de cultivo empleado, aspecto importante a la hora de la planificación del riego, comúnmente, el olivar ha sido un cultivo de secano. En la actualidad, gracias al avance en las técnicas de riego, se ha pasado a sistemas de cultivo intensivos y superintensivos, donde hay que saber el riego de forma individualizada.

Además de esto los investigadores averiguaron que los olivos por norma general son bastante tolerantes al cloruro, pero no de esta manera al sodio. Para evitar el efecto pernicioso del sodio sobre una plantación de olivos, hay que añadir calcio al agua de riego, ya que el calcio retiene el sodio en las raíces impidiendo que pase a la planta aérea y eludiendo así su toxicidad. Por tanto, podemos terminar que el agua —de riego si no llovizna lo bastante— es crucial para obtener buenas producciones de aceituna, en especial si están destinadas a mesa, dónde el calibre de los frutos más esencial. Observamos, por tanto, que tenemos la posibilidad de hacer distinciones en cuanto a las necesidades de agua, entre los olivos premeditados al cultivo de la aceituna y esos que simplemente decoran parques y jardines, pero asimismo entre olivos recién plantados y aquellos que han arraigado con fuerza.

Racionalizar el riego del olivo en función del efecto del aporte de agua en los instantes en los que se aplica. Método empleado es el del cómputo con el que se consiguen las pretensiones de riego dependiendo del régimen de lluvias y el género de suelo. Idóneo para el cultivo en secano porque tiene un sistema radicular extenso y sus hojas tienen pocos estomas en el envés; por el contrario, estos se ubican en ligeras depresiones que crean un microclima que disminuye la transpiración y la pérdida de humedad. Distintas formas de riego del olivo, de qué forma el aporte de agua afecta a la producción y si eso lo convierte en una práctica rentable.

Un emprendimiento relacionado en el que trabaja el conjunto está liderado por el catedrático Francisco Villalobos de la Universidad de Córdoba. Se trata del proyecto Olive-Miracle, que tiene como propósito el desarrollo de un modelo para pronosticar el comportamiento del olivo frente al cambio climático, lo que dejaría disponer de más información para la toma de decisiones del ámbito más adelante. Esta investigación se enmarca dentro de la técnica famosa como riego de precisión, un nuevo servicio que utiliza las tecnologías mucho más avanzadas para realizar un riego óptimo, proveyendo el agua precisa en todos y cada zona del huerto y evitando pérdidas. “El objetivo es que se use el agua de manera eficiente y se coloque donde más falta hace”, apunta Elías Fereres. El trabajo se hizo en plantaciones de almendros, pero esta investigación podría ser extensible a otros cultivos arbóreos como el olivar, fundamental para la economía de la comunidad andaluza que es castigada muy frecuentemente por periodos de escasez de agua. Una cookie de sesión nueva se producirá y almacenará tu información de navegación, continuando activa hasta que abandones la página y cierres el navegador.

Tras la plantación, los olivos han de regarse obligatoriamente, salvo que las precipitaciones sean suficientes para sostener el suelo húmedo. Durante el primer año no necesitan mucha agua, por lo que conviene llevar a cabo riegos frecuentes de poca intensidad. A lo largo del tiempo de producción vas a poder aumentar un poco la proporción de agua, ya que es beneficioso a fin de que el árbol dé más frutos. No obstante, es requisito que controles las proporciones, ya que si te pasas de lo necesario, podría ser contraproducente. Durante su vida, el olivo muestra diferentes necesidades de agua, por lo que sus períodos de riego cambiarán transcurrido el tiempo.

Comentarios En “Pretensiones De Agua Del Olivo”

✔ Aparte de darle el agua suficiente, los olivos precisan otros importantes cuidados para mantenerse sanos y robustos… NombreCorreo electrónicoWeb Guarda mi nombre, correo electrónico y web en este navegador para la próxima vez que comente. A continuación, durante su juventud, el riego se marcha prolongando, siendo preciso que se sostenga regular pero separado, logrando un ritmo de riego. Por ello, la planta podría ralentizar su desarrollo y volverse rompible.